LOS GRANDES MITOS DEL SECTOR DEL CAPITAL PRIVADO

¿dudas inversores?

LOS GRANDES MITOS DEL SECTOR DEL CAPITAL PRIVADO

¿dudas inversores?

Cuando empezamos a introducirnos en el mundo empresarial y en su jerga, empiezan a sonarnos palabras como private equity, venture vapital, startups,  business angels y muchas otras. Seguramente al escucharlas hayas ido a googlear esas palabras para hacerte una idea rápida y sencilla sobre aquello que te ha llamado la atención y quieres aprender.  Hasta aquí todo normal, ¿verdad? Pero la dificultad se presenta cuando empezamos a profundizar un poco más en el tema y nos toca aprender a separar entre el grano y la paja…

Leyendo sobre el sector, verás que hay ciertas webs en las que quizás todo se idealiza demasiado. Y al revés, otras donde son muy críticos con lo que rodea al capital privado. Además, también te encontrarás con páginas que se contradicen entre ellas y en las que tendrás que decidir cuál es de mayor fiabilidad. Pues bien, nada más lejos de la realidad, en el tema que nos ocupa, como en todo en la vida, hay pros y contras. Por eso, desde Odemira Capital, vamos a intentar echarte un cable para aclararte algunos de los mitos más extendidos del sector:

¿Voy a peder el control de mi empresa?

Sin dudas, la primera preocupación que surge en torno a los emprendedores que se plantean conseguir capital a través de un fondo de capital riesgo es la pérdida de control de su empresa, y esto es algo que no se corresponde con la realidad.

En la práctica, hay gran variedad de firmas de inversión y cada una de ellas con su propia estrategia. En nuestro caso en particular, no necesitamos tomar una posición mayoritaria en las empresas participadas porque también nos sentimos cómodos como inversores minoritarios. Lo que sí debes tener claro es que, si buscas inversores, estos exigirán siempre, ya sean mayoritarios o minoritarios, cierta información periódica sobre el avance de la compañía.

¿Y si no soy una empresa tecnológica, no querrán invertir?

Otro de los grandes errores que se cometen es el de pensar que las firmas de inversión solo están interesadas en empresas tecnológicas y revolucionarias, quizás por todo el boom que rodea a las startups y las enormes cantidades de capital que captan. Lo cierto es que, como en la idea anterior, hay todo tipos de firmas de inversión con todo tipo de filosofías, ya verás que hay algunas de ellas, como sucede en Odemira Capital, que están abiertas a cualquier tipo de negocio, sin descartar ninguno de ellos por su naturaleza.

¿Es un juego win-lose?

También encontramos sitios donde explican que los fondos de capital riesgo son un juego win-lose o, lo que es lo mismo, juego de suma 0. Si no sabes lo que significa, no te preocupes, es muy fácil: Los sistemas de suma 0 son aquellos en los que la cantidad que se lleva la parte ganadora la pierde la otra parte.

Este mito es totalmente erróneo y va en contra del late motiv de los inversores. Lo que estos buscan son empresas con gran futuro, donde pasar a ser socios y conseguir que alcance todo su potencial para que ambos, emprendedores e inversores, puedan maximizar sus retornos.

Esta idea de la suma 0 también se suele achacar a la hora de la compraventa del negocio, y seguramente provenga de la bolsa, donde también está bastante extendida la idea de que lo que gana uno lo pierde otro.  Grave error de concepto, pues un fondo puede invertir en una empresa en sus primeros años de vida, ayudarla a crecer y luego vender su participación generando plusvalías. Luego, los compradores de esta pueden hacer exactamente lo mismo, comprarla, maximizar su rendimiento y obtener retornos interesantes, por lo que no tiene lugar la idea del sistema de suma 0.

¿Van a aportar algo más que dinero?

Por último, otro de los mitos más extendidos en el sector es el de que los fondos de capital riesgo no añaden valor a las empresas porque los inversores no han trabajado en puestos operativos. Para nada esto es cierto, ya que muchos de los inversores han sido previamente emprendedores de éxito, siendo un camino común tras un “exit”.  Por si esto no fuera suficiente, los inversores con experiencia en el acompañamiento a empresas de rápido crecimiento pueden ofrecer a la parte de operaciones un punto de vista muy diferente, además de reconocer patrones que no son obvios para todo el mundo. Además, las relaciones y socios de los inversores pueden llegar a ser un valor añadido totalmente diferencial.

Esperamos haber podido ayudarte a que entiendas mejor cómo funciona el mundo del private equity (o capital privado, o inversión en capital privado,o Venture Capital, como prefieras llamarlo), pero si te has quedado con alguna pregunta sin resolver, no dudes en contactarnos, estaremos encantados echarte una mano.

INCREMENTAMOS EL VALOR DE NUESTROS ACTIVOS EN TRES ÁREAS

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Política de cookies
Privacidad